¿QUÉ PUEDE HACER LA FAMILIA?

Siempre que se pueda, es importante contar con la implicación de la familia en el proceso de terapia para conseguir la mejora de la convivencia familiar y favorecer el aprendizaje de estrategias que permitan el mantenimiento de un nuevo estilo de vida de la persona que presenta la adicción no tóxica o comportamental. Es fundamental, para la familia que:

  • Admita y entienda que estamos ante una adicción que mediante un tratamiento psicológico adecuado tiene solución
  • El deseo de ayuda por parte de los familiares, ha de ser sincero y va a exigir esfuerzo por parte de todos.
  • Es necesario un cambio en la actitud que se ha mantenido hasta ahora y que no ha producido resultados.
  • Es imprescindible que la familia no actúe por su cuenta. Es necesario contar con una adecuada orientación y tratamiento psicoterapéutico llevado a cabo por profesionales especializados en este tipo de adicciones.