Consecuencias de querer tener un cuerpo 10

      La imagen se ha convertido en una obsesión para muchas personas que se someten a todo tipo de dietas, tratamientos e intervenciones de estética y practicas deportivas con la finalidad de tener un cuerpo 10, sin llegar a ser conscientes de los problemas tanto a nivel físico como emocional que conlleva.  Muchas personas no se dan cuenta de las consecuencias de querer tener un cuerpo 10. Sin embardo, otras  pese a ser conscientes ponen en peligro su salud pese a las advertencias de sus familiares o especialistas.

        Aunque pocas veces se habla de la adicción a los tratamientos e intervenciones de estética, supone una realidad que, cada vez, afecta a un número mayor de personas. Como en cualquier adicción, la persona es incapaz de controlar el dinero y tiempo que invierte en costosos tratamientos que le aseguran que va a tener un cuerpo perfecto. En estos casos, se genera el fenómeno de tolerancia porque “todo es poco”. Nunca es suficiente y se entra en un círculo vicioso del que es difícil salir porque siempre quieren mejorar sus aspecto y, si no lo pueden hacer – como les gustaría – se muestran ansiosas e irritables. Algo similar a lo que ocurre en el síndrome de abstinencia.

        Por otra parte, no solo nos encontramos con el hecho de  hay personas que se someten a todo tipo de tratamientos e intervenciones quirúrgicas con el riesgo que entrañan, sino que también hay otras personas que con tal de querer tener un cuerpo 10, practican deporte generando también un problema adictivo. Como en el caso anterior, la adicción a los tratamientos e intervenciones de estética, la adicción al deporte supone una pérdida de control acompañada de tolerancia y síndrome de abstinencia.

       En esta breve publicación nos vamos a centrar en las consecuencias de la adicción a los tratamientos e intervenciones de estética y adicción al deporte, pero no debemos olvidar los problemas relacionados con todas las consecuencias que se derivan de los problemas alimentarios para poder conseguir la imagen que se desea.

       Las consecuencias de querer tener un cuerpo 10 son múltiples. Entre las más comunes, destacan las siguientes:

  • Problemas de autoestima y de aceptación. La autoestima y valoración física y personal depende exclusivamente de la imagen que se desea tener, olvidando cualquier otra cualidad y aptitudes que nos enriquecen.
  • Sentimientos de fracaso permanentes derivados de la metas tan rígidas en relación a la imagen.
  • Sentimientos de frustración, rabia y culpabilidad si no se consiguen los resultados esperados.
  • Obsesiones y pensamientos recurrentes en torno a la necesidad de tener el cuerpo perfecto  que ocupan gran parte del tiempo.
  • A pesar de haberse sometido a algún tratamiento u operación de cirugía estética o de realizar deporte, no se sienten bien y creen que se necesitan todavía más tratamientos o deporte para mejorar sus aspecto.
  • Invertir grandes cantidades dinero que conducen a un gran endeudamiento, mintiendo a su círculo más próximo para conseguir dinero y ocultando los préstamos a su entorno.
  • Invertir gran parte del tiempo consultando todo tipo de tratamientos estéticos, artículos relacionados con el deporte…  dejando de realizar otras actividades que antes sí satisfacían.
  • Sentimientos de soledad o incomprensión por parte de allegados y conocidos. No se comprende porque, después del sacrificio que se hace para tener el cuerpo perfecto, los demás cuestionan sus prácticas y aspecto artificial.
  • Conflictos con familiares y amigos a los que se miente en relación al tiempo y dinero invertido y con los que se comparte menos tiempo porque el eje central de sus vidas es tener un cuerpo 10, en detrimento de las relaciones familiares y sociales.
  • Bajas laborales por estar sometiéndose a intervenciones quirúrgicas o practicar deporte de forma incontrolable.
  • Problemas que pueden surgir por someterse y utilizar tratamientos y productos de estética, no siempre debidamente homologados y autorizados por Sanidad.
  • Utilización de productos dopantes, anabolizantes y esteroides que ponen en serio peligro la salud: en varones, problemas de erección, disminución de espermatozoides… en mujeres, pérdida de la menstruación… Tanto en hombres como en mujeres, problemas cardíacos, desproporción de las partes corporales, etc.
  • Problemas que pueden surgir en el quirófano (infecciones, complicaciones pre y postoperatorias…), utilización de compuestos que arriesgan el funcionamiento de los diferentes aparatos y funciones de nuestro organismo, lesiones derivadas de la práctica del deporte, etc.
  • ¡ LA MUERTE !

     Como se puede observar, las consecuencias son devastadoras en todas las áreas de vida. Es fundamental detectar precozmente el problema y buscar ayuda profesional especializada porque estos problemas tienen su origen en diferentes factores de todo tipo (baja autoestima, ansiedad, valores artificiales, modelos publicitarios, etc)

                           ¡ NO HAGAS DE TU CUERPO TU PROPIA CÁRCEL ! 

 

Consuelo Tomás – Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones no Tóxicas – tratamiento de la adicción al deporte – tratamiento de la adicción a intervenciones de estética – tratamiento de la adicción a la comida – tratamiento adicciones – tratamiento adicciones Valencia – adiccionesvalencia.es – psicólogos Valencia – tratamiento ludopatía Valencia – deporte – cuerpo 10 – adicción al deporte – tratamientos estéticos – autoestima

 

Publicado en blog Etiquetado con: , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Categorías