Dependencia emocional. Me engancho a las relaciones aunque me hagan daño. Psicólogos_Valencia. Foto Consuelo Tomás. 06-02-2015              En  muchas ocasiones, nos preguntamos por qué algunas personas o nosotros mismos mantenemos relaciones que son dañinas y, sin embargo, no podemos cortar con ellas. Situaciones que son dramáticas porque suponen humillaciones, insultos, vejaciones, etc. A pesar de no ser respetadas ni valoradas,  no son conscientes de que padecen un trastorno psicológico, denominado dependencia emocional.

            La dependencia emocional hace que estas personas se sientan “atrapadas”  o “enganchadas” a relaciones perjudiciales por mucho daño que les hagan. Es habitual que sientan temores constantes y sentimientos de culpa o rabia, ante la idea de que les pueda abandonar, rechazar o desplazar  su pareja, compañeros de trabajo, amistades…

        La baja autoestima o falta de ella, es uno de los elementos característicos que definen a las personas con dependencia emocional (codependencia). La falta de autoestima contribuye a aumentar sus sentimientos de insatisfacción permanente si no están con alguien y creen, si las dejan o ellos dejan esas relaciones, no van a encontrar otras. Su autoestima y bienestar emocional no depende de ellos mismos, sino de la opinión y aprobación de los otros. Situación que les lleva a experimentar un gran ansiedad y temor de decir o hacer algo que no guste a su pareja, amigos y, por ello, le puedan rechazar. Acaban por adoptar posiciones de subordinación y renunciar a sus propios deseos o necesidades, siendo incapaces de tomar las riendas de su propia vida y tomar sus propias decisiones.

            El nivel de dependencia es tan patológico, que dejan que les ridiculicen o no tengan en cuenta sus sentimientos, necesidades y opiniones y se ejerza un control desmesurado sobre ellas (aislándolas, invadiendo su privacidad e intimidad, anulando sus intereses y motivaciones, no haciendo valer sus derechos, dejando que los demás sean los que decidan…). Dependencia que mantienen, independientemente de que no les demuestren verdadero afecto o cariño y nunca les tengan en cuenta en ningún aspecto.

           Así mismo, sienten la necesidad continúa de tener pareja, amigos…e idealizan al inicio las relaciones , sin haberse tomado su tiempo para conocer y decidir si les convienen.

         La dependencia emocional o codependencia es un problema muy serio que precisa de un tratamiento psicológico especializado porque las consecuencias hacen peligrar tanto la integridad física como la emocional de los pacientes.

Consuelo Tomás Benlloch. Psicólogos_Valencia. Tratamientos_Psicológicos. Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones no Tóxicas. Adicciones_Valencia