Ludopatía: la gran epidemia de nuestros días

        La ludopatía: la gran epidemia de nuestros días.  Puede que algunas personas consideren exagerado que la ludopatía se ha convertido en la gran epidemia de nuestros días pero es un hecho que, cada vez acuden a nuestra consulta mayor número de personas,  por la adicción al juego.

    Es inadmisible que las autoridades permitan la publicidad del juego en televisión, radio… y eventos deportivos. ¿Qué ocurriría si equipos deportivos o personas mediáticas (futbolistas, tenistas, periodistas de programas deportivos, famosos de la prensa rosa…), en lugar de hacer publicidad del juego (casas de juego on line de pócker, apuestas deportivas, bingo…), promocionaran en  sus camisetas o spots publicitarios,  el alcohol, el tabaco, el cannabis, etc? ¿lo veríamos de la misma manera?

      Por otra parte, la proliferación de salones de juego en cualquier barrio de las ciudades o municipios es alarmante. El problema es que no somos conscientes de lo peligroso de dicha situación. Es más,  no reparamos si estos salones de juego están al lado de un colegio o instituto o al lado de supermercados.

        De la misma forma,  el juego on line está completamente normalizado y no reparamos en las consecuencias devastadoras que la ludopatía está generando en las familias.  Pensemos que ya no es necesario ni siquiera ir al salon de juego, bar, casino, bingo… porque desde nuestros dispositivos móviles, a cualquier hora y desde cualquier lugar, podemos hacer apuestas deportivas o jugar al bingo o pócker…

        Cuando empezamos a trabajar en nuestro centro en la década de los 80, primer centro en España especializado en el campo de la ludopatía y adicciones no tóxicas, nos encontramos que irrumpieron máquinas tragaperras en todos los bares, bingos en todos los barrios. A los pocos años,  se amplían los juegos de loterías (primitiva, bonoloto, euromillón…) Más adelante, el juego on line se introduce con fuerza y, por si fuera poco, las máquinas de apuestas deportivas inundan nuestros bares y salones de juego. Salones de juegos en sus inicios, repletos de máquinas tragaperras  y, actualmente desde hace tiempo, también nos encontramos las ruletas y máquinas de apuestas deportivas. Por tanto, podemos afirmar que el juego se está convirtiendo en una epidemia cuyo virus, cada vez más, se está extendiendo en cualquier barrio de nuestras ciudades y a través de Internet.

     Sin embargo, lejos de preocuparnos por la gran epidemia de la ludopatía, el problema es invisible a nuestros ojos. La ludopatía o adicción al juego es una adicción no tóxica o comportamental. Motivo por el que es más difícil entender cómo es posible que si no introducimos ninguna sustancia en nuestro organismo,  el juego se convierta en una conducta adictiva.  La ludopatía o adición al juego cumple con todos los criterios de un trastorno por uso de sustancias porque, como desarrollaremos en nuestra próxima publicación  genera dependencia y falta de control y, puede aparecer un síndrome de abstinencia…Todo ello, ocasionando graves consecuencias en todas las áreas de vida las personas que la padecen.

      Esperamos que  estas líneas sirvan para despertar la sensibilidad hacia esta lamentable realidad y  para reaccionar pidiendo campañas que limiten la publicidad del juego y proliferación de salones de juego  y  de las máquinas de apuestas deportivas en los bares del entorno en el vivimos y educamos a nuestros hijos . No menos importante es estar alerta a cualquier modalidad de juego on line porque su potencial adictivo es elevadísimo.

ConsueloTomás -Instituto Valenciano de ludopatía y adicciones no tóxicas – ludopatía – juego patológico – adicciones – tratamiento ludopatía Valencia – adicciones Valencia – adiccionesvalencia.es – tratamiento adicciones Valencia – epidemia – publicidad -publicidad del juego – juego – juego on line – tratamientos adicción a -apuestas deportivas – bingo – casino – maquinas tragaperras – pócker…

 

Publicado en blog Etiquetado con: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*