FOTOS PÁGINA WEBB 051   

                El hecho de que la adicción al juego o ludopatía es un problema que afecta tanto a las personas adictas al juego como a sus familiares, hace que la familia también necesite apoyo y asesoramiento a lo largo de las diferentes fases de intervención en el tratamiento.

               La familia ha de conocer y entender que los argumentos sentimentales como “si me quisieras…”, “si pensaras en nosotros…”  no son válidos ni conducen a resultados positivos. La persona adicta al juego no puede controlar su impulso a jugar, pero eso no quiere decir que no quiera a su pareja, hijos, padres, etc. No va a ayudar que prevalezca el criterio de la familia. No se trata de averiguar o demostrar quién tiene la razón, sino de demostrar con serenidad y diálogo que la familia va  a colaborar y ayudar de la mejor manera  en la solución  del problema de juego.

                             Debemos ser conscientes de que no hay fórmulas mágicas que permitan solucionar el problema de la ludopatía de un día para otro. Los familiares no deben actuar por su cuenta sin contar con una orientación y apoyo de un profesional especializado.

                             Consuelo Tomás Benlloch. Responsable y Psicóloga del Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones no Tóxicas (tel. 963 941 587)