DEPENDENCIA EMOCIONAL            Todos conocemos, personas que están “enganchadas” o “atrapadas”  dentro de relaciones que les están perjudicando pero, que mantienen y no pueden dejar, a pesar del sufrimiento, malestar y humillación al que están sometidas. Estas personas tienen un problema de dependencia emocional, que si no se soluciona puede tener graves consecuencias.

           Las personas con dependencia emocional necesitan estar permanentemente con alguien y no soportan la idea de que los demás les  puedan abandonar, desplazar o rechazar. Por ello, no se atreven a decir o hacer algo que pueda ofender o no les guste a los otros, necesitando contínúamente que los demás les aprueben y dan más importancia a los deseos o necesidades de los demás que a los suyos. Las consecuencias más comunes  es que adoptan una posición de suboordinación  y tienen una autoestima  cada vez más baja supeditada a la opinión que los demás tienen de ellos. En definitiva, son personas incapaces de tomar sus propias decisiones y de dirigir  su  propia vida.

           Las personas con dependencia emocional o codependencia, necesitan lo antes posible lleva a cabo un tratamiento psicológico especializado, que de no recibir a tiempo, acarreará, insistimos, consecuencias peligrosas y devastadoras.

         Consuelo Tomás Benlloch. Psicóloga y Responsable del Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones no Tóxicas.