internet

¿Qué es la adicción a Internet?

La adicción a Internet es una dependencia excesiva de la búsqueda de la utilización de Internet, ya sea en redes sociales, paginas especificas etc… que hace que persona que la padece, obtenga placer en un comportamiento repetitivo del uso, y síndrome de abstinencia si no puede utilizar este servicio.

¿Cuáles son los síntomas de la adicción a Internet?

  • Efectos negativos sobre el rendimiento escolar o laboral.
  • Interacción reducida con su familia o amigos.
  • Pérdida de interés en otras actividades.
  • Ansiedad o depresión cuando no está conectado.
  • Cuando no está en internet, pasa la mayor parte de su tiempo pensando en volver
  • Enfado o reacción defensiva cuando alguien comenta en su comportamiento
  • Adopción de medidas para ocultar la magnitud de su utilización de internet
  • Problemas en los estudios, el trabajo y las relaciones.
  • Aislamiento social.
  • Inquietud.
  • Trastornos del estado de ánimo, especialmente depresión.
  • Problemas de control de los impulsos.

¿Cuáles son las causas de la adicción al móvil?

La adicción a Internet puede estar relacionada con las dificultades en las relaciones sociales o asociada a otro tipo de trastornos.

Detrás de la adicción a Internet a menudo se esconden problemas de autoestima e inseguridad. La persona no se siente cómoda consigo misma y recurre a distracciones, como la tecnología, para esconder sus emociones negativas.

¿Cuáles son las consecuencias de la adicción al móvil?

  • Alteraciones en la conducta.
  • Aislamiento social.
  • Cambios en el estado de ánimo.
  • Problemas de comunicación
  • Dificultades para conciliar el sueño.
  • Inseguridad.
  • Problemas de atención y memoria.
  • Síndrome de abstinencia.
  • Privación del sueño.

¿Cuál es el tratamiento?

En los casos más graves, es siempre recomendable someterse a un tratamiento psicológico para tratar la adicción a Internet. En Adicciones valencia somos expertos en tratamientos psicológicos para ayudar a las personas que padecen esta adicción.

Este tratamiento estará enfocado en:

  • Aumentar la seguridad en uno mismo.
  • Conseguir que el paciente reaprenda a relacionarse con la tecnología y haga un uso moderado de Internet.
  • Desarrollar las habilidades sociales del paciente.
  • Reenseñar a distribuir el tiempo en actividades productivas y saludables.
  • Enseñar técnicas de autocontrol.
  • ¿Cómo prevenir la adicción a Internet?
  • Fomentando las actividades saludables.
  • Aprender a manejar el estrés.
  • Fomentar las relaciones interpersonales cara a cara.
  • Fomentar la autoestima.
  • Considerar tratamiento cuando haya un problema y acudir a un profesional.

Las personas adictas a Internet contestan afirmativamente algunas de las siguientes cuestiones:

  • Cuando no puedes estar conectado: ¿te sientes ansioso, malhumorado, deprimido o irritable?
  • ¿Tienes la necesidad de incrementar la cantidad de tiempo que está conectado a Internet para lograr sentirte bien?
  • ¿Realizas intentos repetidos infructuosos para controlar o reducir el uso de Internet?
  • ¿Te quedas más tiempo conectado de lo que inicialmente habías propuesto?
  • ¿Tienes pensamientos sobre lo que está sucediendo en Internet (Chat, facebook, apuestas deportivas, compras, pornografía, informaciones…) cuando no estás conectado?
  • ¿Alguna vez utilizas Internet para escapar o evadirte de tus problemas o estados de ánimo negativos?
  • ¿Tienes problemas con los familiares que viven en tu casa por pasar demasiado tiempo conectado a Internet?
  • ¿Mientes a tu familia u otras personas para ocultar tu grado de implicación con Internet?
  • ¿Has reducido el número de horas de sueño por estar ocupado con Internet?
  • ¿Tienes problemas de insomnio si dejas de estar conectado a Internet?
  • ¿Te relacionas cada vez menos con tus amigos en sitios que no sean a través de Internet?
  • ¿Has observado que tu rendimiento académico o laboral empieza a ser tan bueno?
  • ¿Estás dejando de practicar actividades que antes practicabas (salir con amigos, practicar deportes, etc.?
  • ¿Tu salud física se está resintiendo por dormir poco, comer menos, aumentar la cantidad de horas que estás sentado…?
  • Utilizas Internet frecuentemente para realizar apuestas de juego, compras, mantener relaciones “virtuales” con otras personas, te das a conocer asumiendo otros roles, etc?
  • ¿Te sientes inhibido, tímido en las situaciones que suponen contacto con otras personas en la vida real y, por ello, recurres a Internet para comunicarte con otras personas?