videojuegos

¿Qué es la adicción a los videojuegos?

Es una adicción no tóxica que se enmarca dentro de las llamadas “adicciones de comportamiento” en la cual el afectado manifiesta un impulso incontrolable por jugar video juegos, anteponiendo esto a cualquier otra actividad.

Perder la noción del tiempo y el control sobre la frecuencia y la duración que se le dedican a jugar es común en las personas que desarrollan esta adicción.

Muchas veces el no poder realizar esta acción genera altas dosis de estrés y ansiedad, pudiendo terminar en dificultades para conciliar el sueño y/o en trastornos alimenticios.

Los videojuegos “atrapan” a personas de todas las edades aunque niños y jóvenes son especialmente más vulnerables a desarrollar esta adicción y, sobre todo, son varones los que juegan a los videojuegos.

La utilización de videojuegos pueden presentar algunas ventajas como el desarrollo y mejora de la coordinación oculo-manual, estimulación de reflejos, aprendizaje de cursos o materias, distracción de los estímulos desagradables o dolorosos en situaciones de estrés o intervenciones médicas. Sin embargo, son numerosos los problemas derivados del uso de los videojuegos. Los videojuegos tienen un gran poder adictivo, tienden a aislar a la persona de amigos y familia y los juegos suelen tener contenidos xenófobos, sexistas o violentos, etc.

Al igual que sucede con las drogas, los videojuegos alejan a la persona de su propia realidad. Las personas en los videojuegos se mueven en el mundo de la fantasía. Creen que son héroes o campeones por controlar el juego o hacer frente a un enemigo. Es obvio que dicha imagen no tienen nada que ver con las relaciones y comunicación que, de forma directa y presencial, mantenemos con los demás y con nuestro entorno.

Desde el año 2019 este trastorno esta incluido en la  Clasificación Internacional de Enfermedades, de la OMS. Esta misma organización anunció también que el tratamiento y las medidas de prevención serán efectivas el 1 de enero de 2022, aunque nuestro desde hace más de 30 años ya trataba este problema adictivo.

¿Cuáles son los síntomas de la adicción a los videojuegos?

  • La adicción a los videojuegos presenta síntomas claros tanto en adultos y jóvenes.
  • Dedicarle mucho tiempo diariamente a la práctica de los videosjuegos.
  • Preferencia del video juego a cualquier otra actividad lúdica.
  • Alejarse de amistades y de círculos de familiares, evitar el contacto social por la práctica del video juego
  • Tener como pensamiento principal el juego eliminando otros intereses o preocupaciones.
  • Sentir una necesidad apabullante por jugar en todo momento y lugar, sin pausa ni descanso.
  • Desatender responsabilidades y compromisos, afectando negativamente el desempeño laboral o escolar o familiar.
  • Exhibir estados de ánimo irritables al tener limitaciones horarias de juego o al ser interrumpido
  • Presentar cambios de humor bruscos y dificultad para disfrutar actividades diferentes al juego.
  • Consumo sin control de dinero dentro del videojuego (loot boxes) desatendiendo los compromisos económicos.
  • Desarrollar problemas físicos, de postura y musculares por las horas jugando frente a una pantalla, visuales, etc.
  • Desarrollar trastornos alimenticios productos de una mala y descuidada alimentación.
  • Problemas en la calidad y cantidad del sueño.

¿Cuáles son las causas de la adicción a los videojuegos?

  • La presión ejercida para ser el mejor, con niveles de exigencia y expectativas muy elevadas (social, familiar, laboral, escolar)  generan en el individuo grandes cuotas de estrés, de ahí a que este sea un factor importante y detonante, pues el jugador descubre en el video juego una válvula de escape para salir de la rutina del día a día, aliviar presión social y al mismo tiempo, encuentra un espacio donde puede sentirse valorado, exitoso y autentico.
  • Los videojuegos están diseñados y pensados para crear adicción, es parte del negocio. Su publicidad y la posibilidad de poder jugar desde nuestros dispositivos móviles, tablets… son elementos  que incrementan su potencial adictivo.
  • Jugando con la sensación de éxito y fracaso, poniendo desafíos cada vez más atractivos y siempre dejando abierta la puerta para que los jugadores vuelvan a abstraerse en los videojuegos.
  • Además de estas causas, otros factores de riesgo en los menores tienen que ver con la aparición de situaciones traumáticas, separación de los padres, soledad, no compartir sentimientos o emociones con padres o profesores, fracaso escolar, baja autoestima…

¿Qué tipos de adicciones a los videojuegos existen?

Principalmente existen dos tipos de videojuegos y en consecuencia diferenciamos dos importantes grupos en lo que a adicciones a los videojuegos se refiere.

Primeramente, están los videojuegos diseñados para ser jugados por un solo jugador, que involucran una tarea clara y concisa, una misión, como por ejemplo salvar un pueblo o un laboratorio. La adicción en este tipo de juegos concierne principalmente con lograr aquel objetivo puntual (aquella misión), alcanzar una determinada puntuación o batir un record preexistente.

Por otro lado, encontramos la adicción los videojuegos Multi jugador en línea. Estos juegos involucran a un gran número de participantes, que crean grandes equipos virtuales. La característica principal de estos juegos y que marcan la gran diferencia con los anteriores es que, éstos, presentan una historia que avanza sin un fin determinado, pudiéndose alargar una partida eternamente lo que los hace especialmente adictivos. Los involucrados crean un personaje virtual y se identifican con él, funcionando como una vida paralela. Una forma de evadir su entorno cotidiano, construyendo una realidad a su medida y antojo. Alejándolos de sus cercanos, permaneciendo cada vez más en este mundo de ensueño y fantasía.

¿Qué tratamiento tiene?

El primer paso para poder empezar el tratamiento de esta y cualquier otra adicción es reconocer y aceptar que se tiene un problema.

El tratamiento no solo ayuda a que la persona aprenda a controlar el ansia por jugar a los videojuegos. Es imprescindible tratar terapéuticamente el resto de problemas que están  a la base, son  consecuencia o concomintantes a esta conducta, adaptando el tratamiento a las necesidades particulares de cada persona.

En Adicciones Valencia sabemos que es crucial intervenir para hacer cambios en todas aquellas áreas que se han visto afectadas por el problema de los videojuegos. Por ejemplo,  mejorar la comunicación con familiares y amigos, fomentar la autoestima y confianza en uno mismo, buscar otros hobbies o actividades que reporten satisfacción, incrementar la motivación en el trabajo o estudios, etc.

¿Qué es necesario para poder tratar esta adicción?

  • Aceptar que se tiene un problema con los videojuegos.
  • Para el adicto y sus cercanos es muy difícil reconocer que se padece este trastorno en una fase inicial. Generalmente la adicción tiene que desarrollarse y alcanzar etapas mas avanzadas  para que el involucrado y/o su círculo cercano pueda darse cuenta y aceptar el problema para así dar el paso de pedir ayuda.
  • El rasgo determinante para tener en cuenta es la ansiedad y los cambios al estado anímico que genera la imposibilidad de jugar, cuando estos comportamientos aparecen es urgente buscar apoyo y asesoramiento de expertos.
  • Es vital reconocer y diferenciar los factores involucrados, ya sean sociales o los directamente relacionados con la adicción.
  • Identificar la adicción a los videojuegos y sus características para así poder definir qué elementos son resultado de la adicción y cuáles no. Esta adicción puede presentar diversas causas.
  • Proponer y realizar nuevas actividades.
  • El tiempo que se invierte jugando como también el control de este  son esenciales para mantener una relación sana con los videojuegos y cualquier otra actividad que realizamos en nuestro día a día. Cuando notamos que los hábitos de comportamiento personales se ven modificados o subordinados al ordenador o la consola es el momento para poner límites y promover otras actividades que complementen de manera equilibrada el uso del tiempo.
  • Concientización de capacidades y talentos
  • Descubrir las capacidades, aptitudes y cualidades que no están ligadas con el videojuego. Aprender a valorar y desarrollar estas aptitudes.
  • Mejorar la comunicación con familiares y allegados.
  • Restaurar o implementar hábitos de sueño, alimentación y ejercicio saludables.

¿Cómo prevenir la adicción a los videojuegos?

  • Una buena comunicación con tus hijos es esencial para mantener una buena relación.
  • Conocer a los compañeros de juego, averigua de dónde son, qué edad tienen, dónde los conoció.
  • Que el videojuego no sea la única actividad extra que realice, ofrece alternativas, ya sean deportivas, culturales. Toda oferta es bienvenidas, ojala basadas en sus intereses o gustos. Proponer actividades novedosas y diferentes que planteen retos y sean interesantes, en la variedad está el secreto.
  • Establecer y consensuar límites de horario y cumplirlos siempre. Ser respetuoso de las normas, su función y su cumplimiento es parte de forjar el carácter. Tener claros los límites pactados facilita la comunicación, llegar a acuerdos nunca esta demás.
  • Promover la lectura y el arte. Desarrollar actividades que favorezcan la imaginación.
  • Controlar las horas frente a una pantalla ya sea de móvil, de computador, Tablet.
  • Las rutinas familiares son importantes para el desarrollo social, conversar, salir juntos, comer juntos… Mantener estos hábitos ayuda a conocer las expectativas e inquietudes de los diferentes miembros de la familia, mejorar la comunicación  y previene comportamientos adictivos.
  • Hay que estar atento, pero no sobre preocuparse, los videojuegos no son malos en sí mismos, si no su abuso, mientras tu hijo mantenga rutinas y actividades adecuadas para su edad todo estar bien.
  • No sobredimensionar los resultados académicos, laborales o deportivos, las calificaciones o resultados. Es bueno transmitir el valor del esfuerzo, pero sin excedernos.

¿Qué peligros generan los micropagos en las cajas de recompensa (loot boxes) dentro de los videojuegos?

Cuando se utilizan los videojuegos, en algunos de ellos, a cambio de dinero se pueden  conseguir privilegios en las cajas de botín (loot boxes), también llamadas cajas de recompensa o cofres tesoros. Mediante microtransacciones económicas realizadas con tarjetas de crédito se pueden  obtener determinadas recompensas dentro del videojuego, como pueden ser más fichas, una vida extra, un mejor futbolista, piedras preciosas, etc.

Si bien es cierto que el poder adictivo de los videojuegos engancha a jóvenes y adultos, es especialmente peligroso que se lleven a cabo este tipo de microtransacciones, de forma similar a lo que sucede con los juegos de azar o ludopatía.

En los videojuegos se puede comprar un “botín”. De esta forma, se incrementa el potencial adictivo de los videojuegos, cuando jóvenes y adultos abren las cajas de recompensa (loot boxes). Además pensemos que, aunque no se obtenga un premio económico en sí como en la ludopatía,  el poder comprar privilegios de forma virtual (fichas, jugadores, armas, más vidas…) incentiva la idea de que se tienen más opciones para  ganar más partidas o ser los mejores en los videojuegos. Todo ello, conlleva, por un lado, que las personas estén gastando dinero con sus tarjetas o las de sus familiares -con o sin su consentimiento – y, por otro lado, que se incremente la posibilidad de que se queden “enganchado”.

En los videojuegos en los que se realizan microtransacciones económicas para conseguir mejores cartas, personajes, monstruos más potentes…, el azar es un elemento importante porque no siempre se sabe que va a aparecer cuando abramos la caja de recompensas o cofres. La derrota o victoria en el videojuego no está asegurada nunca pero se manipulan las expectativas de los jugadores. Se les hace creer que con los premios o recompensas que compran conseguirán ganar más fácilmente o ser los mejores.

El cerebro de jóvenes y adultos busca estrategias de forma compulsiva y ansiosa para poder ganar y, por ello, consideran que si realizan microtransacciones económicas dentro del videojuego, podrán conseguir mejores resultados. Sin embargo, el resultado no es que ganen sino que se queden más “enganchados”. El que se familiaricen, sobre todos a edades muy tempranas  niños con la posibilidad de poder conseguir recompensas -aunque no sean económicas- nos hace plantearnos que estamos favoreciendo el paso a la ludopatía. El proceso en los videojuegos es similar al que ocurre en la ludopatía:

  • En la ludopatía, se quiere ganar dinero y, en los videojuegos, se quiere ganar la partida  o ser los mejores
  • En la ludopatía, se gasta dinero para conseguir un premio económico  y, en los videojuegos, el dinero se gasta para conseguir más armas, vidas adicionales, más fichas
  • En la ludopatía, se gane o no, se continúa jugando para ganar más o recuperar las pérdidas, y en los videojuegos, se compran los privilegios para ser ganar más partidas, obtener más puntos…

Todo ello, es importante que nos alerte a padres, docentes, psicólogos… del grave peligro que entrañan estas microtransacciones económicas, incrementando el potencial adictivo de los videojuegos. Es importante señalar que cuanto más pequeño es el niño, es más sensible  a los estímulos visuales y sonoros asociados al hecho de abrir las cajas de recompensas que se obtienen mediante las tarjetas de crédito vinculadas a los dispositivos de juego (consolas, móviles, etc.).

Una vez se entra en la dinámica de juego realizando microtransacciones, la conducta es muy difícil de eliminar porque este sistema de recompensas a cambio de dinero, tiene un factor sorpresa o de azar. Cuando se abren las cajas o cofres de recompensas, invade una estímulación visual y sonora y se genera una gran expectación y ansiedad. Esta activación si se vive de forma placentera activa las áreas del refuerzo cerebral y se querrá volver a experimentar gastando más dinero dentro de los videojuegos Por otra parte, no menos importante es el hecho de que no siempre cuando abren las cajas o cofres (loot boxes) se obtienen el premio que se espera, pero como a veces sí se consiguen, la necesidad de realizar microtransacciones se mantiene (refuerzo intermitente)  y es cada vez más difícil dejar de estar jugando y  a los videojuegos y de erradicar dicha conducta.

Tal y como hemos comentado, las microtransacciones en los videojuegos no deben “normalizarse” dado del peligro que entrañan  porque comparten muchas similitudes con la ludopatía y pueden favorecer comportamientos de juego patológico en el futuro. Es lamentable que en todo el mundo, solo Bélgica haya prohibido las loot boxes dentro de los videojuegos.

Las personas adictas a los videojuegos contestan afirmativamente algunas de las siguientes cuestiones:

  • ¿Cada vez te resulta más difícil dejar de estar ocupado con los videojuegos?
  • ¿Cada vez dedicas más cantidad de tiempo y/o dinero en los videojuegos?
  • ¿Estás tan absorto cuando estás con los videojuegos, que cuando te llaman no te das cuenta?
  • ¿Te sientes tenso o nervioso cuando estás participando en videojuegos?
  • Si no puedes jugar con los videojuegos ¿te sientes desasosegado o irritable?
  • ¿Cada vez realizas menos actividades que antes sí te gustaban (salir con amigos, hacer deporte, salir con tus padres y/u otros familiares?
  • ¿Tienes problemas con los familiares que viven en tu casa por dedicar mucho tiempo a los videojuegos?
  • ¿Está empeorando tu rendimiento académico y/o laboral?
  • ¿Duermes menos o te cuesta conciliar el sueño?
  • ¿Alguna vez has dejado de comer o se han enfadado por no estar en la mesa cuando te lo han dicho por estar conectado a Internet?
  • ¿Te conectas a Internet para jugar con otras personas a través de la Red, estando en tu centro de estudios o trabajos?
  • ¿Mientes cuando te preguntan la cantidad de horas que ocupas con los videojuegos?