ludopatia

¿Qué es la ludopatía?

La ludopatía representa un grave problema en nuestra sociedad y el número de personas con esta problemática está aumentando de forma alarmante año tras año. La ludopatía es un trastorno adictivo tal y como en 2013 ha reconocido la Asociación Americana de Psiquiatría (A.P.A.) en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (D.S.M. V). Anteriormente, el juego se consideraba un trastorno de control de los impulsos por la A.P.A. que lo incluye por primera vez en 1980 como un trastorno en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (D.S.M. III). De igual forma, la consideración del juego como una categoría diagnóstica por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su Clasificación Internacional de las Enfermedades (CIE10) se desarrolla en 1992. El hecho de que tanto la A.P.A como la O.M. lo incluyeran en sus clasificaciones de enfermedades representó el primer paso para que, dentro de la profesión y sociedad, se dejara de considerar la ludopatía como un vicio.

Este reconocimiento del juego patológico como trastorno abrió las puertas para que se crearan recursos asistenciales especializados en la prevención, investigación y tratamiento de la ludopatía, siendo el Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones No Tóxicas el primer centro en España especializado en esta problemática.

La ludopatía es un trastorno adictivo que se caracteriza porque las personas que la padecen no pueden controlar la cantidad de dinero y frecuencia con la que juegan (cada vez se gastan más dinero y juegan más menudo). Es lo que se denomina fenómeno de tolerancia.

Las personas con ludopatía tienen la necesidad de gastar cantidades de dinero cada vez mayores y necesitan volver a jugar para recuperar el dinero perdido. Suelen jugar cuando experimentan estados emocionales negativos o difíciles (soledad, aburrimiento, tristeza, ansiedad…) y, si no pueden jugar, se sienten nerviosas o irritadas (síndrome de abstinencia) y no son capaces de controlar, reducir o parar el juego En el caso de que algunas personas con ludopatía consigan dejar de jugar durante un período de tiempo, recaen y vuelven a jugar. Es habitual que tengan la cabeza ocupada en el juego (bien sea pensando cómo van a conseguir dinero para continuar jugando, recordando alguna situación en la que han ganado, planificando la próxima apuesta, etc.)

En la ludopatía, al igual que sucede con otras dependencias, se utilizan autoengaños y todo tipo de excusas. Se miente y se oculta la conducta de juego y se continúa jugando a pesar de todos los problemas ocasionados en las diferentes áreas de vida.

La ludopatía es más frecuente en los hombres que en las mujeres y, como en otras adicciones, está peor visto que sea la mujer la que tenga problemas adictivos, lo que conlleva a un mayor rechazo social si es la mujer la que juega. Las mujeres empiezan a jugar más tarde pero su progresión es más rápida y utilizan el juego como una válvula de escape frente a problemas personales, familiares u otros problemas emocionales como la depresión.

¿Cuales son las fases de la ludopatía?

La ludopatía es un trastorno adictivo que no se desarrolla de un día para otro sino que implica un proceso que abarca diferentes fases, si bien es cierto que hay personas que desarrollan el problema rápidamente y otras tardan más. Las fases de la ludopatía, las podemos resumir en las tres siguientes:

Fase de Ganancias

  • Es la fase del jugador social. No hay problemas con el juego porque se controla el tiempo y dinero invertidos en el juego.
  • Se juega como forma de diversión o entretenimiento, aunque también se puede utilizar el juego para aliviar o escapar de estados emocionales negativos (aburrimiento, soledad, ansiedad, depresión…)
  • Se producen algunas ganancias y se empieza a jugar con mayor frecuencia y más cantidades de dinero con el convencimiento de que va a ganar más.
  • Se empiezan a desarrollar creencias erróneas. Por ejemplo, magnificando las ganancias y minimizando las pérdidas.

Fase de Pérdidas

  • En esta fase las personas jugadoras no pueden parar o reducir su impulso a jugar y se convierte en un jugador “patológico”.
  • Los autoengaños, justificaciones y excusas para jugar aumentan.
  • La persona ya no juega fundamentalmente porque se lo pase bien, sino porque necesita recuperar el dinero perdido.
  • Como se quiere recuperar el dinero, se juega más veces y cantidades de dinero mayores, incrementando todavía más las pérdidas y, de nuevo, se vuelve a jugar más dinero para compensarlas y, así sucesivamente… entrando en un círculo vicioso de autodestrucción.
  • Se pide dinero prestado de diferentes fuentes (amigos, anticipos de nómina, financieras de préstamos rápidos…) sin el conocimiento de la familia y/o se venden objetos o propiedades personales para obtener ingresos para jugar.
  • En algunos casos, puede llegar a coger dinero de la familia, e incluso, de la empresa en la que se trabaja si se tiene acceso, perdiendo la pareja, el trabajo y hasta pudiendo llegar a tener problemas con la justicia si la empresa o allegados denuncian la situación.
  • Se oculta a familiares y allegados la realidad, jugando a escondidas y mintiendo sobre el tiempo y cantidades de dinero gastadas en el juego.
  • La pérdida de empleo, problemas económicos o legales, cambios de humor…, ponen finalmente al descubierto la situación y la persona se compromete a no jugar más.

Fase de Desesperación

  • En la fase anterior, las personas con ludopatía acaban reconociendo el problema o siendo descubiertas por la familia. Sin embargo, pese a que aseguran que no van a jugar más, continúan jugando o vuelven a hacerlo después de un período de abstinencia, aumentando las pérdidas, desconfianza de sus allegados y entorno…
  • La familia se siente desbordada porque, pese a intentar ayudar al jugador, éste continúa invirtiendo dinero en el juego, endeudándose y ocultando lo que hace.
  • Es frecuente que la relación familiar o de pareja esté muy deteriorada y se produzca la separación conyugal.
  • Puede aparecer ideación suicida por parte del jugador.
  • Pueden aparecer problemas de tipo legal por no poder devolver préstamos, haber cogido dinero de forma ilícita en el puesto de trabajo o de la familia…

¿Cuáles son las causas de la ludopatia?

Los motivos por los que las personas juegan son muy variados. Los problemas de ludopatía no aparecen de forma repentina, sino a lo largo de un proceso en el que intervienen diferentes motivaciones que acercan a las personas al juego. Los factores se pueden englobar en tres grandes bloques y, entre otros, destacan los siguientes:

Factores personales

  • Fisiológicos: circuito de recompensa cerebral, activación o arousal, neurotransmisores…
  • Psicológicos: aburrimiento, depresión, impulsividad, baja autoestima, búsqueda de sensaciones nuevas, necesidad de gratificación inmediata, problemas de autoestima, creencias erróneas en relación a la posibilidad de ganar en el juego, consumo de sustancias o abuso de otras conductas, etc.

Factores familiares

  • Padres que también juegan y se convierten en “modelo” para el resto de la familia.
  • Falta de cohesión familiar.
  • Disciplina familiar inadecuada.

Factores socio-ambientales

  • Gran proliferación y oferta de juegos.
  • Fácil accesibilidad al mundo del juego.
  • Actitudes y valores materialistas de la sociedad.
  • Normalización y aceptación del juego en la sociedad.
  • Publicidad en diferentes medios de comunicación y eventos deportivos.

¿Qué problemas genera la ludopatía?

La ludopatía, al igual que sucede con cualquier adicción, genera graves problemas no solo en la persona que la padece, sino en todo su entorno y familiares:

Área personal

  • Las personas, a raíz de la ludopatía, desarrollan problemas emocionales, como la depresión, ansiedad, cambios de humor, irritabilidad, baja autoestima…
  • Pueden llegar a experimentar sentimientos de culpa y vergüenza y, en algunos casos, es tal su angustia, que quieren desaparecer.
  • Son frecuentes las alteraciones fisiológicas como problemas en la cantidad y calidad del sueño, dolores de cabeza o en las articulaciones, fatiga, aceleración del ritmo cardíaco y tensión arterial…
  • Se elaboran pensamientos erróneos distorsionados que se convierten en excusas o autoengaños que se utilizan para mantener y justificar su conducta de juego como “juego lo normal”, “mi familia está exagerando porque yo controlo el juego”, “ésta va a ser la última que vez que juego” “seguro que voy a ganar” “me gasto solo 20,00 euros y ya no juego más”…

Área de pareja

  • En el caso de tener pareja, las mentiras, deudas, préstamos y cambios de humor son numerosos porque la conducta de juego se oculta y se mantiene en secreto hasta que alguna situación la hace evidente.
  • Cuando se descubre el problema, la pareja cree haber sido traicionada, lo que da lugar a la aparición de acusaciones y reproches.
  • Se produce una falta de confianza extrema porque no comprenden cómo su pareja les ha podido engañar jugando durante tanto tiempo llevándoles a la ruina en todos los aspectos.
  • Incluso, cuando se descubre el problema, es posible que la persona con ludopatía lo niegue y haga creer a la pareja y familia que están equivocados.
  • Tanto antes de reconocer el problema, como después, las personas con ludopatía se sienten tensas y ansiosas y es más fácil que surjan conflictos y discusiones, menor número de relaciones íntimas… y, en casos más graves, se puede llegar al maltrato psíquico y/o físico.

Área familiar

  • Otros miembros de la familia (padres, hijos, hermanos…) también se ven perjudicados.
  • La falta de confianza también se produce entre el resto de familiares o allegados que se sienten engañados porque habitualmente se les ha pedido dinero utilizando todo tipo de mentiras o se han empeñado joyas o se han vendido objetos sin su conocimiento.
  • Surgen discusiones y conflictos con sus familiares y la persona con ludopatía tiende a aislarse y experimentar más estados emocionales negativos.
  • En el caso de tener hijos, se pierde la paciencia y se les presta menos atención por tener la cabeza ocupada en el juego.
  • En el caso de que sea un hijo el que juega, a los padres les cuesta entender cómo se ha podido llegar a esta situación.
  • Si es un padre o madre la que está jugando, también los hijos adultos se sienten impotentes frente al problema de ludopatía de sus padres y les resulta difícil entender esta situación y se sienten desbordados porque no saben cómo plantear a sus padres la necesidad de buscar ayuda.
  • En ocasiones, los familiares se sienten culpables por no haber detectado precozmente la situación.
  • La atención se vuelca en la persona que juega, se comparte menos tiempo e intereses con resto de miembros de la unidad familiar.

Área social

  • Los amigos también son utilizados por las personas que juegan para que les presten dinero, ocultado el verdadero motivo que les conduce a ello.
  • Debido a que las personas con ludopatía ocupan la mayor del parte del tiempo jugando o consultando sus apuestas, se relacionan menos con sus amistades y restringen el número de actividades sociales al no disponer de dinero.
  • Los amigos se distancian para que no se les pida más dinero y no se aumente la deuda.
  • El cambio de amistades es frecuente porque las personas con ludopatía prefieren relacionarse con otros conocidos que también juegan.

Área laboral o académica

  • La vida laboral o académica se ve afectada porque, debido al tiempo que se dedica a jugar o a conseguir dinero para jugar surgen problemas de atención y concentración, se llega más tarde al trabajo o no se va a clase y se presta menos atención a las relaciones con los compañeros, salvo si éstos también juegan.
  • Los proyectos en el trabajo u otras tareas académicas no se entregan a tiempo, se olvidan o no se cuidan debidamente los detalles, dando lugar a una bajada en el rendimiento académico o laboral.
  • En algunos casos, se pierde el curso escolar y el trabajo.

Área económica

  • Las deudas, préstamos a bancos y a financieras de crédito rápido, deudas a familiares y allegados, anticipos de nómina, venta o empeño – muy por debajo del valor de compra – de joyas u objetos personales o de la familia… generan problemas económicos que les pueden hacer perder o hipotecar sus viviendas sin el conocimiento de la pareja o resto de allegados.
  • Los problemas económicos se agravan si se pierde el trabajo por haber cogido dinero de la empresa para jugar.
  • Las dificultades económicas impiden poder pagar los recibos de luz, agua…, lo que conlleva el corte de estos servicios.
  • Debido al endeudamiento, se incluyen en ficheros de morosidad haciendo más inviable la posibilidad de hacer frente a los pagos.
  • En caso de bienes gananciales, la mitad de las deudas pasan al cónyuge, aunque éste no haya pedido el dinero prestado ni haya tenido conocimiento ni dado su consentimiento.

Área legal

  • Se pueden cometer delitos de “guante blanco”: coger dinero de la empresa, falsificar firmas de familiares o utilizar sus tarjetas de crédito, transferir dinero de otras cuentas…
  • Problemas legales que dan lugar a denuncias en el juzgado.

¿Qué causas favorecen que haya juegos con un potencial adictivo más elevado?

No todos los juegos tienen el mismo potencial adictivo. Los juegos con el potencial adictivo más elevado son las apuestas deportivas, máquinas tragaperras, ruleta, póker y bingo, ya sea de forma presencial u on line. Entre los factores que explican por qué estos juegos son los que más “enganchan” destacan los siguientes:

  • Inmediatez del premio: aquellos juegos en los que el intervalo para saber si se ha ganado o perdido es más corto, producen una mayor activación porque se pueden hacer muchas jugadas o apuestas en un corto espacio de tiempo y se conoce más rápidamente el resultado.
  • Apreciación de la habilidad personal: ocurre cuando las personas que juegan creen erróneamente que su habilidad o conocimientos en el juego harán posible que sean más afortunados y que ganarán dinero con el juego: Por ejemplo, creer que hay estrategias de juego para ganar en la ruleta o máquinas tragaperras, creer que si se tienen conocimientos estadísticos de eventos deportivos ganarán dinero con las apuestas, etc.
  • Posibilidad de participar activamente: por ejemplo, jugar al póker, subir a bonos en las máquinas tragaperras, realizar apuestas deportivas mientras se ve un partido… hacen que el juego sea más interactivo y proporcionan mayor entretenimiento, activación y emoción.
  • Poder jugar solo: Se puede jugar sin necesidad de la compañía de nadie y tantas veces como se quiera conociendo rápidamente el resultado.
  • Fácil disponibilidad: hay máquinas tragaperras y de apuestas deportivas en la mayoría de bares, bingos y salones de juego en nuestros barrios, casinos dentro de las ciudades…y, por si fuera poco, el juego on line.
  • Juego on line: El juego on line permite jugar desde cualquier lugar a cualquier hora del día desde dispositivos móviles de forma anónima y discreta.
  • Proliferación de juegos: Cuando se legalizó el juego en España en 1977 irrumpen con fuerza las máquinas tragaperras, bingos y casinos. A lo largo de los años, estos juegos y loterías de todo tipo (bonoloto, cuponazo, euromillón, primitiva…), han dado paso a otros juegos y espacios muy peligrosos por su gran potencial adictivo, tanto a nivel presencial como on line: las máquinas tragaperras y de apuestas deportivas no solo en bares sino también en salones de juego, ruleta no solo en casinos sino también en los salones … y además cualquier modalidad se puede llevar a la práctica en páginas de juego on line.
  • Aceptación social: a diferencia de otras adicciones, el juego está bien visto en nuestra sociedad y es una fuente de ingresos tanto para las empresas del sector como para las arcas públicas, a costa de las personas “enganchadas” al juego.
  • Forma de llamar la atención:no hay nada más que entrar en un bar y las luces y sonidos de las máquinas tragaperras, nos llaman nuestra atención, así como páginas de juego on line que nos invitan a jugar…
  • Publicidad: la publicidad del juego estimula la idea de ganar dinero fácilmente y de que jugar es emocionante y divertido. Nada más lejos de la realidad. La publicidad del, al igual que sucede con la publicidad del tabaco y alcohol, no debería permitirse porque el juego es un trastorno adictivo con consecuencias devastadoras en todas las áreas de vida.
  • Nuevas tecnologías: el problema de la ludopatía en los jóvenes es alarmante porque ellos han nacido con las nuevas tecnologías y el juego on line está presente en ellas. Si bien es cierto que el juego a través de las nuevas tecnologías está alcance de personas de cualquier edad.

¿Por qué los jóvenes se quedan atrapados en el juego?

La ludopatía en los jóvenes es una realidad de la que no siempre somos conscientes. Si a cualquier edad, cuando el juego escapa a nuestro control, pasa a ser muy peligroso, la ludopatía o adicción al juego en los jóvenes es un hecho alarmante. El motivo por el que cada vez hay más jóvenes atrapados en el juego (apuestas deportivas, póker, ruleta… – ya sea a través de Internet o de forma presencial en bares o salones de juego-) se debe a un cúmulo de factores que explican por qué los jóvenes son más vulnerables a padecer esta adicción.

Algunos de los factores que hacen que los jóvenes sean “presas” fáciles y les hacen vulnerables a la hora de desarrollar la ludopatía o adicción al juego son:

  • La adolescencia es una etapa en la que se buscan emociones nuevas. La búsqueda de emociones y sensaciones contribuye a iniciarse en la conducta de juego porque jugar proporciona una activación o estimulación que el joven siente como placentera.
  • Los jóvenes creen que se puede conseguir dinero fácil y sin esfuerzo. Todo ello, motivado por los valores de la sociedad que a través de diferentes medios transmiten este tipo de creencias.
  • Los juegos en los que más participan y se quedan “enganchados” por tener un potencial adictivo más elevado, también en los jóvenes, son aquellos en los que el intervalo en que se realiza la apuesta y se conoce si se ha ganado o no, es más corto, juegos más interactivos y los que favorecen creencias en relación a que se puede ganar en base a conocimientos, inteligencia o estrategia de juego.
  • La publicidad del juego es un factor muy importante en la ludopatía de los jóvenes. Es inadmisible que se esté permitiendo la publicidad del juego.
  • La gran proliferación de páginas del juego en Internet y en bares y salones de juego al alcance de los jóvenes en cualquier momento del día o debajo de su propia casa o al lado de su centro educativo. ¿Reaccionaríamos igual si debajo de nuestros hogares o al lado de un colegio o instituto, hubiera un mercado de la droga?
  • Incumplimiento de la Normativa: En algunos salones de bares y salones de juego, no se pide el D.N.I., para comprobar si las personas que acceden son menores de edad o tienen la entrada prohibida. Asimismo, pensamos que en el juego on line también debería implantarse más controles.
  • En cuanto al juego on line, pensemos que los jóvenes han nacido con las Nuevas Tecnologías y les resulta más fácil introducirse y manejar las páginas de descarga.
  • Falta de motivación u otras inquietudes en la vida de algunos jóvenes que utilizan el juego para entretenerse o alejarse de sus estados emocionales negativos.
  • Jugar para sentir que pertenecen al grupo de iguales: Los adolescentes y jóvenes suelen “copiar” las conductas de sus amigos/as para sentirse seguros, aceptados e integrados en el grupo sin valorar las consecuencias negativas que dichas conductas provocan.
  • Familiares u otros adultos que también juegan, favorece que sus hijos copien o imiten lo que hacen sus padres viendo el juego como algo normal
  • Falta de información por parte de la familia, docentes…que se centran en la prevención del consumo de drogas, pero menos en el de las adicciones no tóxicas o sin sustancia, etc.

¿Cuál es el tratamiento de la ludopatía?

En Adicciones Valencia, centro pionero en la investigación, prevención y tratamiento de la ludopatía y adicciones no tóxicas, el tratamiento se adapta a las necesidades de cada persona en particular tras una evaluación exhaustiva en la que se analiza el problema de la ludopatía u otra problemática asociada. El objetivo del tratamiento es que la persona afectada aprenda a controlar el impulso a jugar y no desplazar o sustituir dicha conducta a otros juegos, conductas adictivas u otras sustancias.

Mediante diferentes técnicas psicológicas se trabajan situaciones de riesgo y se dota a la persona de las estrategias necesarias para afrontarlas adecuadamente y evitar recaídas. Es fundamental no solo tratar los problemas de juego sino todos aquellos factores que, directa o indirectamente, son causas o consecuencias de la ludopatía. Por ejemplo, aprender a resolver estados emocionales negativos (depresión, ansiedad, aburrimiento…), abordar las creencias erróneas o excusas para jugar, mejorar la comunicación con familiares u otros allegados, cambiar hábitos, planificación de gastos o deudas, etc.

La familia, en caso de conocer la situación, también recibe apoyo y asesoramiento a lo largo de todo el proceso terapéutico.

En nuestro centro proporcionamos pautas para ayudar a la familia en aquellos casos en los que su allegado no reconozca los problemas de juego. En estos casos, dotamos a los familiares de habilidades de comunicación y de motivación para favorecer el cambio de actitud que permita reconducir la situación y aceptar la necesidad de tratamiento por parte de la persona afectada con ludopatía.

El tratamiento se lleva a cabo dentro de un clima de total confianza y discreción en un marco de actuación integral y comprensivo-

¿Cómo podemos prevenir la ludopatía?

Como venimos advirtiendo a lo largo de todos los años que estamos en funcionamiento desde nuestro blog, charlas, conferencias, entrevistas en medios de comunicación, etc. y en nuestros artículos como el publicado en la Revista Española de Drogodependencias (44 (4) pp. 92-104. 2019), prevenir la ludopatía es labor de todos:

  • Empresas relacionadas con el juego.
  • Asociaciones de vecinos, culturales…
  • Profesionales sanitarios, periodistas o de otros sectores.

Es conveniente utilizar todos los canales de difusión que nos rodean como:

  • La familia.
  • Las instituciones educativas.
  • Los medios de comunicación.
  • La publicidad.
  • Los eventos deportivos.
  • Las redes sociales e Internet.
  • Campañas de prevención.
  • Jornadas, etc.

Algunas recomendaciones para poder prevenir la ludopatía, son:

  • Admitir que no hay dinero fácil y nada se consigue sin esfuerzo.
  • Fomentar y mantener actitudes, valores, creencias basadas en metas reales y la satisfacción personal.
  • Aprender a vencer la frustración y gestionar adecuadamente los estados de ánimo negativos.
  • Aumentar la frecuencia de actividades y contactos sociales alejados del mundo del juego.
  • Diseñar e implementar políticas de juego responsable desde las administraciones.
  • Eliminar la publicidad del juego.
  • Llevar a cabo campañas informativas y de prevención a través de diferentes canales, prestando especial atención a los colectivos más vulnerables.
  • Restringir el acceso al mundo del juego junto con controles adecuados.
  • Implicar a la familia, profesores, medios de comunicación… para evitar la aceptación de conductas de juego y su normalización en la sociedad.

En Adicciones Valencia realizamos charlas, talleres y campañas de prevención en colegios u otros colectivos para informar y prevenir la ludopatía. En este sentido, destacamos el hecho de que haya sido nuestro centro, el Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones No Tóxicas, el que organizó en España las primeras Jornadas de Prevención del Juego Patológico.

¿Puedo tener un problema de ludopatía?

Las personas adictas al juego o ludopatía contestan afirmativamente algunas de las siguientes cuestiones

  • ¿Te resulta cada vez más difícil controlar o parar el juego?
  • ¿Pasas mucho tiempo pensando en el juego o en cómo obtener dinero para jugar en las máquinas tragaperras, bingo, apuestas deportivas, cartas…?
  • ¿Cada vez juegas con mayor frecuencia y dedicas más tiempo al juego?
  • Después de perder ¿sientes la necesidad de volver a jugar para recuperar el dinero perdido?
  • ¿Te gastas cada vez más dinero en el juego y/o cada vez, con más frecuencia, acabas jugándote más dinero del que inicialmente habías planeado?
  • ¿Has jugado alguna vez para escapar de tus dificultades o problemas (aburrimiento, ansiedad, tristeza, soledad…)?
  • ¿Te sientes intranquilo o irritable si no puedes jugar o realizar tus apuestas?
  • ¿Sientes remordimientos después de haber jugado?
  • ¿Cada vez pierdes más dinero jugando y sientes la necesidad de continuar jugando para recuperar las pérdidas?
  • ¿Ocultas a tus familiares y amigos la cantidad de tiempo y de dinero que inviertes en el juego?
  • ¿Tienes problemas económicos debidos a la cantidad de dinero que juegas?
  • ¿Pides dinero prestado, de forma legal o de otras fuentes, para conseguir dinero para continuar jugando o hacer frente a las deudas u otros préstamos generados por el juego?
  • ¿Utilizas mentiras y pretextos con tus familiares o conocidos para pedirles dinero para jugar o aliviar tus dificultades económicas derivadas del juego
  • ¿Has vendido objetos o propiedades personales o de tus familiares sin el consentimiento de éstos, para financiar el juego?
  • ¿Te resulta difícil estar centrado o has dejado de realizar otras actividades (trabajo, ocio, amistades…) por estar jugando?
  • ¿Continúas jugando a pesar de los problemas familiares, personales, laborales o de cualquier otra índole que estás teniendo por jugar?
  • ¿Has cometido o se te ha pasado por la cabeza cometer algún acto ilegal (falsificar la firma de algún familiar, robar, etc.) para continuar jugando o resolver las dificultades económicas derivadas del juego?