Cada vez es mayor el número de personas que practican deporte. Empieza a ser  habitual ir al gimnasio, hacer footing… El deporte es una actividad muy saludable que contribuye a nuestro bienestar físico y emocional. Sin embargo, como todas las conductas,  si se practican en exceso y se pierde el control el deporte se convierte en adicción.

      Algunos de los síntomas que pueden ayudarte a detectar precozmente si tienes una adicción al deporte, son los siguientes 

  • Te resulta prácticamente imposible, aunque sea sólo por un día,  dejar de realizar las prácticas o ejercicios deportivos.
  • Cada día, dedicas más horas y energía al ejercicio.
  • Te sientes intranquilo, irritable, enfadado… cuando no puedes practicar deporte.
  • El deporte se ha convertido en el eje central de tu vida y has dejado de realizar otras actividades.
  • Te sientes triste o culpable si no haces ejercicio, aunque sea por poco tiempo.
  • Practicas deporte a pesar de sentirte fatigado o de tener lesiones o o enfermedades de las que aún no te has recuperado plenamente.
  • Tu obsesión por el deporte hace que tengas problemas en diferentes ámbitos (familiar, social, laboral o académico…).
  • Llevas el deporte al máximo,  provocándote lesiones y, aún así, no eres capaz de hacer menos deporte.
  • Compras demasiados libros, vídeos, equipamientos, alimentos para mantenerte en forma.
  • Te preocupas muchísimo de conseguir mejorar tus “marcas”.
  • Quieres tener una figura perfecta.
  • Realizas dietas muy estrictas y puede que llegues a utilizar anabolizantes o esteroides.

 

No todos estos síntomas se dan en todas las personas, ni les afectan de la misma manera pero es importante que estés atento a las señales que acabamos de comentar porque la adicción al deporte pone en grave peligro la salud física y emocional de las personas que la padecen.

Consuelo Tomás.  Adicción al deporte. Tratamiento de la adicción al deporte. Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones no Tóxicas