Cuando el sexo nos atrapa

 

Cuando el sexo nos atrapa - Foto Consuelo Tomás 09.04.2017 - Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones no Tóxicas. Adicciones Valencia - Adicción al sexo          El sexo nos proporciona placer y satisfacción y nos ayuda a liberar tensiones favoreciendo nuestra salud, tanto a nivel físico como emocional. Sin embargo el sexo puede convertirse un problema si somos incapaces de controlar nuestra conducta sexual y desarrollamos una adicción al sexo que nos “engancha” y nos “atrapa”, teniendo la necesidad de aumentar la cantidad del tiempo y formas para tener relaciones sexuales.

           Cuando el sexo nos atrapa,  no podemos controlar el impulso a mantener relaciones sexuales  y nuestra vida sexual escapa a nuestro control. Si somos adictos al sexo, no podemos evitar o detener los pensamientos relacionados con la actividad sexual y nos sentimos abocados a mantener prácticas sexuales, independientemente del riesgo que conlleven.

       La persona enganchada al sexo entra en una espiral de autodestrucción en todos los ámbitos de su vida:     

  • FÍSICAS: heridas, laceraciones, enfermedades de transmisión sexual…
  • PSICOLÓGICAS: Sentimientos de culpa y vergüenza, baja autoestima…
  • DE PAREJA: mentiras, discusiones, incitar a la pareja a prácticas sexuales que no quiere, separación, contagio de enfermedades de transmisión sexual….
  • FAMILIARES: Discusiones y conflictos, mentiras, menor atención a los hijos u otros familiares
  • SOCIALES: Reducción de contactos sociales o cambio de amistades que satisfagan y compartan sus prácticas sexuales. Pérdida de la reputación
  • LABORALES: Falta de concentración y atención. Pérdida de empleo
  • OCIO Y TIEMPO LIBRE: Se dejan de realizar otras actividades que antes sí eran satisfactorias.
  • ECÓNOMICAS: Dinero gastado en material pornográfico, en citas…menor tiempo dedicado al trabajo.
  • LEGALES: abusos, acoso…

        En definitiva, la adicción al sexo hace que las personas que están “enganchadas” se sientan  irritables y que, aumente su  tensión y ansiedad, si no se pueden realizar sus  conductas sexuales. Todo ello, acompañado de  cambios severos de humor relacionados con  su actividad sexual (p. ej. depresión y/o euforia), acarreando graves consecuencias en  sus relaciones interpersonales, médicas, legales, etc.

         Cuando el sexo nos engancha es fundamental reconocer el problema y que no tiene nada que ver con ser un vicioso o pervertido. La adicción al sexo es una conducta adictiva y, como tal, precisa de un tratamiento psicológico especializado para ayudar tanto a la persona afectada como a su entorno familiar.

Consuelo Tomás – Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones no Tóxicas – Adicción al sexo -Tratamiento de la adicción al sexo – Adicciones Valencia –  Tratamiento de las adicciones.

 

Publicado en blog Etiquetado con: , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Categorías