Ludopatía: Salones de juego, trampa para los jóvenes

    Los salones de juego se han convertido en una trampa para  los jóvenes que acuden a estos lugares. Como venimos denunciando desde el Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones No Tóxicas hace ya 30 años, se estaba incumpliendo la Ley permitiendo entrar a menores para jugar en los salones de juego y bares.

        Actualmente se habla frecuentemente de la necesidad de prevenir la ludopatía, sobre todo en los jóvenes. La ludopatía en los jóvenes es una realidad que afecta cada vez a un número mayor de familias que ven como sus hijos se gastan el dinero en el juego y pierden el control apostando tanto a nivel presencial como en el juego on line (juego en línea). Es lamentable que hasta que la ludopatía se ha incrementado de forma alarmante en nuestra sociedad, se ignorara la necesidad de tomar medidas para poder paliar esta situación.

         Cuando el juego se legaliza en España en 1977, irrumpen con fuerza las máquinas tragaperras en los bares y salones de juego, bingos en los barrios y casinos. En cuestión de poco tiempo, empiezan a aparecer los primeros casos de ludopatía y constatamos que ya había menores “enganchados” a las máquinas tragaperras en salones de juego y bares. En ese momento, se informó  a las administraciones de que la ludopatía era un grave problema en adultos y jóvenes y que se estaba permitiendo jugar a menores de edad pese a que la Ley solo permitía jugar a partir de los 18 años. Sin embargo, nada se hizo al respecto y, por si fuera poco, con la aparición de las Nuevas Tecnologías, surge el juego on line y las apuestas deportivas.

      Las apuestas deportivas tanto a nivel presencial como on line tienen un potencial adictivo muy alto. Las apuestas deportivas  on line se pueden realizar desde nuestros dispositivos móviles a cualquier hora del día y lugar y también se pueden hacer en los salones de juego y bares. Pensemos que cuando nuestro centro, primer centro especializado en la prevención, estudio, diagnóstico y tratamiento de la ludopatía, en los bares y salones de juego únicamente había máquinas tragaperras. ¿Qué nos encontramos ahora? En los bares, no solo máquinas tragaperras sino también las máquinas para hacer apuestas deportivas y, en los salones de juego se han implantado además de las máquinas tragaperras, la ruleta electrónica y las apuestas deportivas. ¡Es lamentable y una verdadera trampa!

         Si nos ceñimos al título de esta breve publicación vamos a centrar exclusivamente en los salones de juego: trampa mortal para los jóvenes. Como venimos comentando es indignante que no se esté controlando el acceso en todos los salones de juego permitiendo entrar a menores o personas que se han autoprohibido la entrada a los mismos o presentan algún tipo de incapacidad legal.

         Por otra parte, deberíamos plantearnos por qué los jóvenes deciden entrar en estos locales de juego. Son múltiples los factores que pueden ayudarnos a entender esta realidad. Entre ellos, destacan:

  • Publicidad: Paseando por cualquier barrio, es frecuente encontrar a pie de calle slogans que nos invitan a entrar a jugar. y ganar apostando por el deporte.
  • Bebidas y consumiciones gratuitas y a precio de coste: Los jóvenes generalmente todavía no se han incorporado al mercado laboral y disponen generalmente de la paga que les dan sus padres. Por tanto, poder tomar consumiciones más baratas o, incluso gratuitas, es un reclamo para que prefieran estar en los salones de juego. Claro! No son conscientes que al final les sale más caro porque se gastan más dinero jugando a la ruleta o apostando en los deportes.
  • Proliferación de salones de juego: No se tienen que desplazar ni utilizar ningún medio de transporte. En cualquier barrio de nuestras ciudades ha crecido el número de locales dedicados al juego
  • Cercanía a los centros educativos y hogares: La proliferación de salones de juego ha hecho que estén cerca de los centros educativos, de polideportivos, comercios… y debajo de nuestras casas. Todo ello, favorece que los jóvenes cuando salen de sus casas y centros de estudio, tengan los salones de juego al alcance de su mano. Es habitual que jóvenes que vienen a nuestro centro hagan “novillos” (no vayan a clase) y pasen el tiempo en los salones de juego.
  • Pantallas y comodidad para ver eventos deportivos: Pantallas gigantes para ver algún evento deportivo, ambiente acogedor mientras se está con compañeros o amigos que también apuestas les fomenta la atracción por permanecer en los salones de juego.
  • Privacidad e intimidad: Los salones de juego se encargan de que no se pueda ver a las personas que se encuentran en su interior. Ello favorece que los jóvenes se sientan a gusto lejos de las miradas de los familiares, vecinos… o transeúntes que pasan por la calle.
  • Creencias erróneas: Los salones de juego a través de la publicidad transmiten creencias erróneas relacionadas con ganar dinero si se apuesta y asociar el deporte con las apuestas deportivas (por ejemplo, “Entra y gana” “Aquí apostamos por el deporte”…) ¡NO!. En el juego solo ganan las casas de apuestas y la emoción del deporte no tiene nada que ver con las apuestas. Los mensajes a pie de calle que podemos leer, no son ciertos pero los jóvenes ávidos de dinero, los hacen suyos y erróneamente creen que podrán ganar dinero si apuestan, máxime cuando creen que sus conocimientos deportivos o estrategias de juego en la ruleta o máquinas tragaperras, incrementarán las posibilidades de acertar los resultados. Las apuestas deportivas son juegos de azar y nada ni nadie puede hacer que podamos vivir de las apuestas. Bueno, sí, los salones de juego y las arcas del Estado que se nutren del dinero que los demás pierden en los diferentes juegos de azar.

      Estos y otros factores contribuyen a que los jóvenes se reúnan en los salones de juego. Podemos afirmar que los salones de juego se erigen en lugares de socialización de los jóvenes, pero ¡cuidado! son una trampa. Antes lo hacían en los parques públicos (en muchos casos, bebiendo o fumando porros) y ahora también se encuentran con sus amigos en los salones de juego (en los que la droga es el juego). Qué poco hemos avanzado…

        Todo ello nos lleva a plantearnos la necesidad de prevenir la ludopatía  no solo en los jóvenes sino en personas de cualquier edad. El juego es un engaño y jugar a la ruleta, hacer apuestas deportivas… no es un trabajo ni una forma fácil de conseguir dinero. El juego arruina a las personas, no solo en el área económica sino en todas las facetas de su vida (personal, familiar, académica o laboral…) Por ello, entendemos que se necesitan medidas por parte de las administraciones para limitar el acceso al mundo del juego y que los salones de juego no sean una trampa. Es fundamental que no solo las leyes que regulen el juego – indispensables para frenar la ludopatía – se lleven a cabo, sino también implicar a todos los miembros de la sociedad (padres, docentes, personal sanitario…) si no queremos tener una generación perdida por culpa de la ludopatía.

#Consuelo Tomás #ludopatía #tratamiento ludopatía Valencia # Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones No Tóxicas #jóvenes #ludopatía en los jóvenes #apuestas deportivas #salones de juego #azar #ruleta electrónica #psicólogos Valencia #adicciones #Valencia #adiccionesvalencia.es #trampa

Publicado en blog, Sin categoría Etiquetado con: , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Categorías