ADICCIÓN AL MÓVIL II. FOTO CONSUELO TOMÁS. 05-06-2014-crop             Se  ha convertido en algo habitual ver personas que están consultando sus móviles, bien para conectarse a las redes sociales, jugar o recibir y enviar whatsapps… Sin embargo, hay personas que están todo el día pendientes de sus dispositivos  móviles, dejando de atender o de concentrarse adecuadamente en otro tipo de actividades, ya sea profesionales o académicas. Es más, sus relaciones con familiares y amigos, se ven gravemente alteradas porque, aunque estén físicamente con sus allegados, no se comunican ni participan de las conversaciones o actividades que están  compartiendo. Únicamente, están pendientes de lo que acontece en su móvil, siendo incapaces de apagarlo, ni siquiera cuando están durmiendo. Estas personas acaban generando una dependencia o adicción.

               Cada vez, son más las personas que están “enganchadas” o son adictas al móvil. Como en cualquier adicción, la dificultad que nos encontramos los profesionales, es la falta de reconocimiento del problema. Las personas con adicción al móvil, niegan que tengan este “enganche” y creen que controlan el tiempo que dedican a estar conectados. Esta postura, alejada de la realidad, dificulta que se busque ayuda profesional al incio de la adicción al móvil.

                Es importante que si ud. o algún familiar pasa cada vez más horas pendientes de whatsapps, redes sociales…, poniéndose nervioso e inquieto si no lo hace, y sus relaciones con allegados empiezan a deteriorarse, dejando de hacer o atender debidamente otras actividades que antes le resultaban agradables, sería conveniente que se ponga en contacto con un profesional especializado en el tema, para que le pueda ayudar a “desengancharse”  y  que no cronifique y aumente su adicción a los dispositivos móviles.

Consuelo Tomás Benlloch. Psicóloga y Responsable del Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones no Tóxicas.